Docencia 1.0.0.0.

El magisterio: la profesión light

Para enseñar sin educar no se necesitan escuelas ni título de maestro

No conozco profesión más invadida, violada y compartida que la profesión de maestro. Si algo bueno tiene la propuesta de la Comunidad de Madrid es que para ser buen maestro no es necesario estudiar para maestro.

La Propuestade la Comunidad de Madrid solicitando al Ministerio de Educación que amplíe el acceso a las pruebas de maestro a titulados universitarios que no hayan recibido formación de Magisterio, ha revuelto el avispero magisterial. “Propuesta sacada de la chistera. Educación parece un laboratorio de saborizantes de chetos” (léase Cheetos o Doritos). nos dice la “maga” CarmenMartínez Amat. La posición analógica de Jordi Martí (Cualquiera vale para maestro) me parece más práctica y racional; en cierto sentido la propuesta de la Comunidad de Madrid tiene su alma de razón: “¿Tan malo es abrir la puerta para, una vez dentro del sistema, ir haciendo el filtro?”. Algunos maestros han propuesto cerrar las escuelas antes que permitir que enseñen personas sin titulación de maestro. Yo estoy claro: La Nueva Tecnología que no sustituya al maestro en el aula, al aula y a la escuela también, no es nueva ni buena (El penúltimo carrito).

Si consideramos que el 72% en el 2013 y 90% en el 2011 de los maestros graduados no pasaron la primera prueba de oposición al magisterio, que una gran parte de los que estudian magisterio vienen de otras carreras (ciencias, finanzas y administración generalmente) en las que fracasaron, bien podemos decir que las Escuelas de Pedagogía también son light.

Dadme el maestro y os abandono la organización, el local, los medios materiales; cuantos factores, en suma, contribuyen a auxiliar su función. Él se dará arte para suplir la insuficiencia o los vicios de cada uno de ellos

Fco. Giner de los Rios

 

Los grandes pedagogos de la historia humana generalmente no son producto de Escuelas de Pedagogía. La carrera de Magisterio, de acuerdo a la propuesta, tiene poco sentido. Fueron valientes los proponentes. El sentido adviene del docente, independientemente y a pesar del sistema de donde viene y del sistema donde está.

Para enseñar sin educar, no se necesitan escuelas ni título de maestro
Los maestros repiten hasta la saciedad, por la cuenta que les tiene, que los “padres educan y los maestros enseñan”, y no se equivocan. Sabemos que educar es más difísil que enseñar (para enseñar se precisa saber y para educar se precisa ser, dice el refrán), ¿en qué escuela de pedogogía obtuvieron los padres el título de educadores?, ¿cómo se las arreglan para educar sin titulación de docentes?, me pregunto. Si “en la escuela se instruye, no se educa”, la figura del maestro y de la escuela pueden desaparecer a partir de hoy sin menoscabo de la instrucción. Los instructores y transmisores de información están por ahí que hacen orilla, se les encuentra en cualquier lugar, generalmente lejos de la escuela, y a cualquier hora, antes, durante y después del horario escolar.

Hubo una época en la que para dar clase no era necesario la carrera de maestro, era suficiente ser una persona culta. Pero hoy se consiguen con lupa maestros cultos, maestros que transmitan cultura y humanismo, maestros que se expresen y escriban correctamente lo que piensan. Y es que la función de enseñar y la tarea de aprender son universales, naturales y trans-humanas. Las competencias del buen maestro se adquieren en la universidad experimental de la vida, en el trajín de día a día: desde que nacemos hasta el buen morir estamos involucrados en el arte de aprender y enseñar.

No conozco profesión más invadida, violada y compartida por otros agentes educativos que no han pasado por las escuelas de pedagogía que la profesión de maestro. No importa que profesionalicen y regulen la entrada a la profesión magisterial, seguirán multiplicándose agentes educativos por doquier, poniendo en práctica el arte de enseñar con resultados similares. A esto hay que añadir la realidad fáctica de que el espacio y el tiempo donde convergían la enseñanza y el aprendizaje se han desacreditado y están siendo sustituidos por otros espacios y tiempos incontrolables por los administradores del sistema educativo. Si algo bueno tiene la propuesta de la Comunidad de Madrid es que para ser buen maestro no es necesario estudiar para maestro, ni siquiera ser especialista en materias. La educación básica tiene poco o nada que ver con materias. ¡Cuánto hecho de menos el Trivium! Tendremos que esperar diez años más para que la Comunidad de Madrid u otra Comunidad más valiente proponga la Educación de mínimos, esto es: sacar de la escuela el currículum bimodal (el contenido conceptual y procedimental); en palabras más inteligibles, sacar del aula la instrucción, la información y las tareas. Las tareas casi siempre se han llevado a cabo con bastante éxito fuera del aula; la “Escuela al revés”, si para algo ha servido, ha sido para mostrar que la transmisión de información y la instrucción también pueden llevarse a cabo eficientemente fuera del aula (Hecha un vistazo a La clase al revés y la Educación de mínimos).

Es necesario sacar de la escuela el currículum bimodal. En términos inteligibles, sacar del aula la instrucción, la transmisión de información y las tareas.

 

En el 2011 inicié esta discusión con el tema “La maestra es lo de menos”. El concepto de maestro corre la misma suerte que el concepto de enseñanza (ver Falacia enseñanza-aprendizaje). Tan provisional y efímero es uno como el otro. Sus funciones y roles pueden ser asumidos fácilmente por otros agentes educativos con mucha menos escolaridad; la presencia física o virtual del maestro sigue siendo relativa desde que el aprendizaje puede darse con él, sin él y a pesar de él. La gran ironía ocurre cuando el aparato gubernamental, por conveniencia socio-política, sacraliza (como en los viejos tiempos), proletariza o profesionaliza (como en nuestros tiempos) a unos agentes educativos determinados, con o sin preparación magisterial, para mantener con vida una estructura milenaria. A propósito de “la preparación magisterial”, la mayoría de los agentes educativos que enseñan en instituciones post-escolares (colegios técnicos, universidades…) carecen del título de “maestro”.

Qué no daría yo para transformar la propuesta de la Comunidad de Madrid en una investigación en acción. Quién sabe si, luego de contrastar los resultados, descubrimos que está demás el título de maestro para enseñar y educar (sic) ¿Pueden imaginarse lo mucho que se ahorraría en plena crisis fiscal?

Los autores afirman que la experiencia con móviles cumplió con las “4 Ps” que deben incluir las actividades que enganchan al alumno y que mejoran su aprendizaje:

  • – Placed (ubicada): las actividades desarrolladas pertenecían a intereses de los centros y de los estudiantes.
  • – Purposeful (con sentido): las actividades propuestas pedían la responsabilidad de cada miembro participante y dotaba de sentido el proceso desarrollado y el producto final.
  • – Passion-led (motivadora): las actividades llevadas a cabo aumentaron la implicación de los estudiantes.
  • – Pervasive (persistente y englobadora): el alumnado ha ampliado los contenidos del aula y el producto elaborado queda para la comunidad educativa.

El trabajo Mi móvil al servicio de la comunidad: aprender y compartir acaba con una serie de ideas que orientan sobre cómo aplicar las tecnologías móviles en el aula:

  • – Dadas las inmensas posibilidades que presentan los teléfonos y las tabletas como herramientas educativas, es necesario favorecer espacios y estrategias de aula para su uso.
  • – Los estudiantes pueden ser también constructores de información, no sólo meros consumidores de contenidos en la red, y resulta interesante incitarles a compartir on line sus trabajos, aportaciones y aprendizajes.
  • – El aprendizaje no se limita a lo que sucede en el aula por lo que resulta positivo crear proyectos de contacto con la comunidad o la realidad más cercana.
  • – El trabajo colaborativo debería enseñarse y aplicarse como auténtico trabajo en equipo, y las comunicaciones móviles tienen mucho que aportar en este campo.
  • – De forma más general, reforzar las propuestas de innovación en educación con la implicación de toda la comunidad educativa (dirección, padres, madres y profesorado) es garantizar su éxito.

En este sentido, no está de más citar para terminar uno de los “10 mandamientos del profesor-coach” del experto Raúl González, que se ajusta perfectamente a nuestro caso: “No competirás con el teléfono móvil por la atención de tus alumnos, te aliarás con él”.

Las TIC se ven más bonitas a mil millas del aula

La frase “integración de las TIC en el aula” sale sin empujarla de nuestras mentes.  Todavía ando en la búsqueda del  creador de dicha frase, la cual arrastra una economía educaTICva monumental con muy pocos resultados. Las TIC de Pere Marqués, Dolors Reig, Ingvi Hrannar y cientos de colegas más saben a salón rancio y a PDI.

Las TIC advinieron para ampliar y acercar los museos, las bibliotecas, la banca, el comercio, etc. al ciudadano común y corriente. Esta ampliación y acercamiento virtual de los espacios físicos se traduciría en grandes ahorros para el individuo en tiempo, espacio y dinero a la hora de acceder a los servicios desde la comodidad del hogar. En el ámbito educativo, debido a no sé qué fuerzas económicas misteriosas, se cambia el rumbo de las TIC en la dirección contraria y, en lugar de ampliar y acercar el aula al estudiante, es el estudiante quien tiene que arrimarse diariamente al aula física y competir por el poco espacio aulal que deja libre los cachibaches tecnológicos, generalmente obsoletos, diz que para apoyar y motivar el aprendizaje. Esta anomalía de “wifiar” el aula física la he nominado en otras ocasiones como La TIClada.

Fue la promoción de la tecnología pensada como herramienta(Tools) por el empresarismo lo que inspiró a la comunidad académica reducir las salas de clase (todas, no sólo una) a cacharros electrönicos y. a renglón seguido, crear la necesidad de un sinnúmero de adiestramientos orientados al dominio de dicha tecnología para enseñar y aprender. Es un gasto innecesario la inversión millonaria en este tipo de adiestramientos cacharrescos. Yo no pagaría un penique para aprender a dominar estos programas y herramientas; primero, porque su intarfaz se modifica periódicamente o ya están obsoletos al día siguiente; segundo, porque dichas herramientas son intuitivas, de manejo pueril, sin necesidad de intermediación docente; y tercero, porque las herramientas de construcción sólo sirven para construir objetos de conocimiento y, que yo sepa, quien realmente debe construir objetos de conocimiento es el estudiante. Todavía en el 2014 un sindicato español de docentes (CCOO) tiene el atrevimiento de abogar para que se invierta e inunde otra vez las aulas de cachivaches (PC, Tabletas y PDI) para mejorar los resultados del próximo Informe PISA. Como si el razonamiento fuera producto de la tecnología. Si hubiera prevalecido el “pensar la tecnología” sobre el “pensar con tecnología”, si se hubiera impuesto la tecnología pensada como razonamiento(Tutor y Tutte), que era lo propio en un escenario educativo, hoy tendríamos unas aulas libres de cachibaches, más amplias y espaciosas para la interacción psicosomática (echa un vistazo a Educación de Mínimos); dispondríamos de más tiempo para el desarrollo de las destrezas básicas para la vida, para reforzar el razonamiento lógico-matemático, crítico y discurivo, para interaccionar con el medio resolviendo problemas prácticos; veríamos cómo nuestros estudiantes, equipados con equipo móvil acquirido con su propio pecunio, podrían aprender más del 90% del currículo bimodal (contenido conceptual y procedimental), desde cualquier lugar y a cualquier hora, sin necesidad de pisar la escuela. Es interesante observar cómo los promotores del “uso de las TIC en el aula” abusan de la frasecita desde cualquier lugar y a cualquier hora (aprendizaje ubicuo) sin darse cuenta que rebota contra sí mismos. Si se aprende desde cualquier lugar y a cualquier hora, ¿por qué aprender desde la escuela de 8:00 A.M.-3:00 P.M. a un costo mayor?….

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s